Revista digital dedicado a informarte de todas las novedades en libros, películas, y más.

Full width home advertisement

Post Page Advertisement [Top]

La primera vez que tuve contacto con una novela de José Saramago fue el Ensayo sobre la ceguera, sinceramente fue un poco complejo ya que no comprendía su forma de escribir, sin embargo el trasfondo de la historia me atrapo. La segunda ocasión que leí a Saramago fue con el libro Las intermitencias de la muerte (el cual me encanto y deje hace poco en el proceso de releerlo), para esta ocasión estaba un poco más preparada y fue una grata experiencia. 

Así, durante el mes de febrero, Editorial Punto de lectura amablemente me dio la opción de elegir un libro de su catálogo y el elegido fue Todos los nombres. La sinopsis me llamo la atención y con el buen sabor de boca que tenía de Saramago  estaba ansiosa por leer otra novela del autor portugués.

Antes que nada les contare que Jose Saramago tiene una forma peculiar de escribir, para comenzar rara vez sus personajes tienen nombre, tiende a ubicarlos por sus características, por poner algún ejemplo tenemos: el doctor, el obispo, la señora del entresuelo, la mujer desconocida, etc. El autor tiene de a omitir las reglas de puntuación, no separar los diálogos, ni pensamientos, todo se encuentra mezclado y dividido por mayúsculas. Y los párrafos suelen ser largos, de alrededor de 1 página o poco más.  

Una vez dicho esto entenderán porque a varios les resulta difícil, pesado e incluso malo leer a José Saramago. Personalmente repetiré que la primera vez me saque de onda pero una vez que entendí la forma de escribir de este autor, no me represento ningún problema y al contrario, me pareció, novedoso y fuera de lo común y de las lecturas a las que estoy acostumbrada.

La historia de Todos los nombres tiene como protagonista a Don José (único personaje con un nombre, dentro de la novela)  el cual trabaja en la Conservaduría del registro civil, que es el lugar donde se registran todos los nacimientos y muertes que ocurren en el país. Don José es un escribiente, que es quien se encarga de registrar en los documentos las fechas que diariamente son actualizadas y que todos los días trata con la vida y la muerte. Ademas de esto, en sus ratos libres es un aficionado de coleccionar información y recortes de algunas personas famosas. Cierto día a nuestro protagonista se le ocurre que usando los datos de las fichas de la conservaduría puede completar su colección y es aquí en donde empieza una aventura para el.

Para comenzar entra sin permiso a la Conservaduría, y al sacar las fichas que necesita se da cuenta de que se ha traído con él una ficha demás, la de una mujer, en ese momento las personas famosas pierden importancia para Don José, ya que empieza a obsesionarse con la mujer desconocida y empieza una travesía para poder encontrarla. El escribiente nunca ha visto a esta mujer, sabe que hará o que dirá cuando la encuentre pero es para el una necesidad dar con ella, ya que por raro y difícil que parezca de entender él se ha enamorado. Así, Don José se mete en varios líos y aventuras excitantes que lo hacen sentirse vivo de nuevo. ¿La encontrara? ¿Lo descubrirán?

Seré sincera con ustedes, mi novela favorita de Saramago sigue siendo Las intermitencias de la muerte, sin embargo Todos los nombres es un libro que me hizo reflexionar en varios aspectos y tiene un trasfondo interesante. Suelo ser un poco analítica con este tipo de libros, tiendo a filosofar y buscar a un derecho y revés a la historia. El libro tuvo momentos emocionantes que me hacían prendarme de el y no soltarlo, sin embargo hubo momentos en que no me apetecía mucho seguir leyendo ( por eso tarde tanto para terminarlo) el final sin duda fue de infarto, aún no lo supero y esas últimas 100 páginas las leí de un jalón.

Es un libro como ya lo mencione de lectura pesada, no es sencilla, sin embargo creo que sería interesante para los que no han leído a Saramago darle una oportunidad, para los que ya lo leyeron y les gusto, Todos los nombres es una lectura que no se pueden perder. Es un libro corto de 300 páginas pero que deben digerirse con cuidado. Ame la portada, simplemente es hermosa.

Como plus les diré que Editorial Punto de lectura está actualmente editando los libros de éste Premio novel, por lo cual pueden encontrarlos a un bajo costo y una gran variedad, no sólo de ésta novela de las que hoy les he dado mi opinión, Todos los nombres, sino muchas más.

En conclusión, José Saramago sigue gustándome como autor, a veces nos encasillamos con cierto tipo lecturas, sagas, literatura juvenil, etc. Y cambiar de aire para mi siempre es agradable y que mejor que ir a una lectura un poco más sería como lo ha sido ésta. Fue una experiencia agradable leer Todos los nombres y un gusto volver a José Saramago. 

Espero que si algún día alguno de ustedes lee este libro o algún otro libro del señor Saramago me dejen por acá su opinión y/o sugerencias. Los dejo y espero se pasen pronto de regreso para leer alguna otra reseña.  

1 comentario:

Bottom Ad [Post Page]