Revista digital dedicado a informarte de todas las novedades en libros, películas, y más.

Full width home advertisement

Post Page Advertisement [Top]

Titulo: Un regalo de mi gran amor
Autor: Compilación de Stephanie Perkins
Editorial: Me gusta leer México

-Eres un caleidoscopio. Cada vez que te quito la mirada de encima, cambias.
-¿No odias eso? - le preguntó.
Mags negó con la cabeza. Su nariz rozaba la de él.
-Me encanta.

-Necesito que seas mi persona especial - respondió Mags-. Necesito verte. Y oírte. Necesito que sigas vivo. Y necesito que dejes de besar a otras personas nada mas porque están paradas cerca de ti al momento de las uvas.

-Todos perdemos- dice una voz acerba-. Todos amamos y todos perdemos y todos seguimos amando de todas maneras.

-¿ Sabes qué es lo más extraño de esta noche, una noche que ya es impresionantemente extraña?
-¿Qué?
-Que todavía no te haz dado cuenta de que estoy dispuesto a hacer cualquier cosa, cualquiera-trazó un círculos en el aire para señalar todo o que los rodeaba- para estar contigo.

-Quiero que me vean dándole la mano. Quiero estar dándole la mano.Quiero que me ame cuando soy bueno y cuando soy malo. Quiero. Quiero. Quiero.
Me preocupa estar enamorado, porque implica pedir demasiado. Me preocupa que mi vida nunca encaje en la suya. Que no llegue a conocerlo. Que él nunca llegue a conocerme. Que escuchemos las historias, pero nunca lleguemos a escuchar la verdad.

-Nunca antes lo había visto dormir. Nunca antes lo había visto así, envuelto en otro mundo así de apacible. Mi corazón se siente atraído, casi involuntariamente, hacia él. Lo veo dormido y siento que podría amarlo por mucho tiempo

-Si dejas que un acontecimiento particular en tu vida te defina, entonces lo único que necesitas cambiar -si quieres cambiar- es otro acontecimiento.

-No me dí cuenta de lo cerca que estábamos parados ni de los calidas que eran sus manos en mis brazos. No vi cómo nuestra respiración se mezclaba en el aire frío. No me di cuenta de que estaba cayendo hasta que fue demasiado tarde, probablemente porque nunca toque el suelo. Era una caída de fe, de esperanza, de...amor.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Bottom Ad [Post Page]